martes, 18 de febrero de 2014

Historia de la Espeleología

image
Exploración con escala
 A lo largo de la historia las cuevas han ofrecido protección, refugio y conservan algunas de las muestras de arte más antiguas de la humanidad, como podemos contemplar en Villar del Humo. A través de ellas muchas civilizaciones accedían a un mundo mágico y espiritual, un universo desconocido que pocos se atrevían a cruzar. No será hasta el siglo XVII cuando se realicen las primeras exploraciones aisladas y hasta el siglo XIX cuando se consolide como ciencia y empiece a difundirse como reto deportivo.

El inicio de la espeleología moderna se marca con el francés Edouard-Alfred Martel y la publicación de su libro "Los abismos", describiendo algunas de las primeras técnicas de progresión y la exploración de más de doscientas cuevas. Influenciadas por el movimiento francés se crearon las primeras sociedades de espeleología española, destacando las primeras en Cataluña y extendiéndose posteriormente a toda la Península.

Conforme fue evolucionando la técnica empleada en las expediciones, a finales del siglo XIX y todo el XX, se disminuyó el peso y cantidad de materiales que se transportaban, pasando de la utilización de escalas al sistema de cuerdas que ha seguido perfeccionándose hasta nuestros días. Esto permitirá superar progresivamente la profundidad a la que se llegaba, descubriendo algunas de las maravillas mejor guardadas por la naturaleza.

Muy cerca de nosotros tenemos algunos de los mejores territorios para la práctica de la espeleología, como la Sierra de Cuenca donde la roca caliza ha permitido sorprendentes formaciones que merece la pena conocer.